La vida (Cislago 1898 – Lecco 1954)

donluigimonza10Luis Monza nació en Cislago (Varese) el 22 de Junio de 1898 en una familia campesina. Sus únicas riquezas, eran el trabajo, el coraje y la fe.

Entró en seminario a los 18 años después de haber conocido el duro trabajo del campo. Para continuar con sus estudios se desvelaba luchando siempre para  sobrevivir.

Fue ordenado sacerdote el 19 de septiembre del año1925.

Su primera tarea pastoral fue con los jóvenes en  la parroquia de Vedano Olona (Varese)

El comienzo de su vida sacerdotal fue marcado por muchas pruebas hasta la injusticia de la cárcel bajo el régimen fascista.

En año 1929 fue asignado al santuario de Saronno donde fue  animador de numerosas iniciativas juveniles.

Su mirada, afinada por las diferentes pruebas y fortalecida por la mirada de Dios, aprendió a mirar lejos hacia al mundo entero, un mundo marcado por la soledad, la tristeza y por el egoísmo, que “necesitaba regresar al amor de Dios”. La intuición era grande, pero necesitaba esperar que el Señor le indicara el camino a seguir.

Particularmente viendo el mundo “que se volvía pagano”, como solía decir, tuvo la intuición de ver en la caridad de los primeros cristianos el medio más idóneo para estar cerca al hombre contemporáneo y para anunciar el Evangelio de Cristo.

En el 1936 fue nombrado párroco de San Giovanni de Lecco, donde fue “sacerdote según el corazón de Dios”  En  el 1937 encontró el camino que el Señor le indicaba.

De su corazón de padre nació el Instituto Secular de las “Pequeñas Apóstoles de la Caridad” llamadas, por don del Espíritu Santo, a llevar al mundo la plenitud de la vida consagrada, el amor total de Cristo “con el fervor apostólico de la primera comunidad cristiana”.

El 29 de Septiembre del 1954, el padre Luis se apartó y silenciosamente desapareció, como semilla de trigo que muere para dar vida a la espiga, consciente de haber desarrollado su tarea y de haber dado a la comunidad las líneas de salida y de llegada: una línea ascendente hacia Dios. Lo demás llegaría después.

El 30 de abril del 2006 en la Catedral de Milán, Padre Luis Monza fue proclamado Beato.